Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘conexión’

María, la Mujer conectada

            Aleluia. María fue llevada al cielo; se alegra el ejército de los ángeles. Aleluia.

 María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.

Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Apenas esta oyó el saludo de María, dio saltos de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo y levantó la voz con gran clamor diciendo:

«¡Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿De dónde a mí esto de que venga la Madre de mi Señor y se me acerque a mi? Cuando escuché tu voz y tu saludo en mis oídos dio saltos de alegría el niño en mi seno. Feliz la que creyó que se van cumplir las cosas que le dijeron de parte del Señor».

María dijo entonces:

«Magnifica al Señor mi alma

y mi espíritu se regocija en Dios, mi Salvador,

porque Él miró con bondad la humildad de su servidora.

De ahora en adelante todas las generaciones dirán lo feliz que soy,

porque el Todopoderoso hizo grandes cosas a favor mío:

¡Santo es su Nombre!

Su Misericordia se se va derramando en cada generación

Sobre la gente pequeña que tiene santo temor de Dios.

Veo cómo Él hace ostentación de poder con su brazo:

Veo cómo dispersa a los que son soberbios en los proyectos mismos de su corazón; cómo derroca de sus tronos a los poderosos y eleva a los humildes;

Veo que colma de bienes a los que tienen hambre y despide a los que son ricos con las manos vacías.

Y toma bajo su amparo a Israel, su servidor, acordándose siempre de la misericordia, tal como se lo había anunciado a nuestros padres,

a favor de Abraham y de su descendencia para siempre.»

María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa (Lc 1, 39-56).

Contemplación

 En la fiesta de la Asunción, el pasaje del evangelio que nos propone la liturgia no es el de la partida de María sino el de su Visita a su prima Isabel. Desde la Anunciación, María es la mujer conectada. Con Jesucito en su seno, que llena desde el comienzo todo su corazón y ensancha su mirada, María se ha conectado con todos. Apenas se escucha su voz ya se sabe que es ella.

En el seno del pueblo fiel, entre la gente más sencilla, se expresa bien esto que todos sentimos: con María cada uno y todos juntos nos comunicamos sin dificultad. Hay banda ancha, mensajitos gratis, comunicación directa. Es bueno hacerlo conciente porque es la gracia más linda que nos regaló el Padre junto con Jesús. Es una gracia para el “ahora y para la hora de nuestra muerte” como rezamos tantas  veces en el Avemaría.

Jesús es la Palabra, pero la tonada es de María. Y el hecho de que María haya llevado al Señor en la panza y en ese estado de gravidez se haya dado el encuentro con Isabel, en el que esta percibe la presencia del Salvador en la voz de su prima y amiga, es modelo y tipo de cómo se establece nuestra comunicación con Jesús. La encarnación y embarazo de la Madre de Dios no es un servicio pasajero para que luego venga lo importante, que Jesús se desenvuelva solo entre la gente y vaya predicando su Palabra. La Palabra hecha carne hace vibrar de alegría la voz de María y hace dar saltos de alegría a Juan en el seno de Isabel. Todo en María es ámbito de resonancia para Jesús Palabra. Se hizo carne es “se hizo María”. La carne no es envoltorio ni cáscara. Nuestra carne es carne espiritual y el “techo” de este misterio (que más que techo es cielo abierto) lo contemplamos en Jesús en el seno purísimo de María. Por eso la “Asunción” no es una “ascensión”, como si algo de esta tierra fuera llevado a otra parte, a lo alto del cielo. Es asunción porque lo que el Señor “Asumió”, la carne de su Madre, lo termina de Asumir haciendo que “allí donde Yo estoy estén también ustedes”, como promete en Juan. El misterio de la Asunción termina de revelar lo que hizo el Hijo al “bajar” a este mundo y venir a habitar en el seno de María. Lo que hizo no fue “bajar” sino más bien “hacer subir” al mundo en María al Cielo. Cuando uno se inclina y baja para alzar a un bebé la intención es de subirlo, no de quedarnos abajo: lo que uno hace es atraerlo hacia la altura de su corazón. Asumir es abajarse para enaltecer al otro.

María lo expresa en el ritmo mismo de su Magnificat: sintiendo a Jesús dentro de ella su carne se eleva y se ensancha su corazón. Ve a Dios como el que “eleva a los humildes”. Lo siente como un Padre que se inclina hacia su pequeñez y la envuelve con su infinita misericordia.

Y lo más lindo es ese ensanchamiento que experimenta María, que hace que nos sienta incluidos a todos. No es que María haya sido bendecida y, luego, comienza a “pagar” esa gracia siendo buena con los demás. Al experimentar la gracia en su carne, como la carne es común a todos, María nos “siente” agraciados a nosotros, sus hermanos en humanidad. Ella expresa lo que acontece en “toda carne” viviéndolo en plenitud en la suya particular. Isabel expresa este “contagio” –porque es propio de la carne poder contagiarse- de alegría. El anuncio le viene de afuera –el saludito lindo de María (“!Hola! ¡Isabel!!!)- pero se conmueve la carne que lleva dentro de su carne, salta de alegría su hijo. La conexión está establecida. María se conecta “carnalmente” con toda carne. Y su carne espiritualizada, no sólo por su propio espíritu, sino por el Espíritu Santo y el Hijo, espiritualiza toda carne. Se palpa por los frutos. Uno se acerca a María y queda espiritualizado. Pero no “intelectualmente” sino carnalmente espiritualizado: uno sale sonriente, más tranquilo, viendo las cosas distinto, más transfigurado. Uno camina más decidido, con esperanza. Siente ganas de comunicarse con los suyos, de rezar por los demás.

Una experiencia fuerte que tenemos en Luján (por decir en un lado especial) es la de entrar, mirar a la Virgen y pasar a estar conectados con todos. A uno le empiezan a subir al corazón nombres de personas y uno reza por todos. Ante María nos conectamos. En la Basílica la gente se mueve distinto, cada uno encuentra su espacio y fluye entre los demás sin apuro, sin mirar a un fin, a algo que tiene que hacer e irse. Uno se mueve en la Basílica como queriendo quedarse, demorando la partida, sintiendo pena de tener que irse. Uno se mueve ascendiendo. Mientras va o viene en medio de la gente, el corazón como un globo tira para arriba.

María tiene fuerza ascensional. Dinamiza nuestra carne hacia arriba. Alza la mirada, levanta la sonrisa, hace que suba el pecho tomando aire profundo… Levanta los brazos para saludar y alabar…

En este día tan lindo de la Asunción de María en carne –en cuerpo y alma- al cielo, nos dejamos levantar como tomados de su mano, como prendidos a sus ojos, como alzados en brazos por nuestra Madre. Que cada uno se deje llevar por las pequeñas asunciones de María: siendo asumidos en ella por el Padre, dejando que nos “pesque” Jesús con sus anzuelos y que el Espíritu se pose y nos encienda el corazón para que suba como la luz de una velita…

Que como Isabel nos sintamos alegrados por la visita de María, que bajando a visitarnos nos asume consigo y nos enaltece. Su venida asume nuestras penas y los estremecimientos de nuestra carne y les insufla Espíritu de Jesús. María hace que nuestra carne se cristifique, se eucaristice, se vuelva más como la de Jesús. Conectarse con Ella es como comulgar. Conectarse con ella es sentir la alegría de la Encarnación, de que Dios habita en nuestra tienda y camina nuestra historia. Conectarse con ella es asumir la carne de nuestros hermanos más dolientes y desamparados. Conectarse con ella, la mujer conectada, es conectarse con el Padre nuestro y con todos los hermanos.

Diego Fares sj

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: