Marca Jesús (26 B 2021)

Le dice Juan: Maestro, vimos a uno, que no anda con nosotros, 

expulsar demonios en tu nombre, y se lo prohibimos.

Pero Jesús dijo: No se lo prohiban, porque no habrá nadie que obre un milagro en mi nombre y pueda enseguida hablar mal de mí. Porque quien no está contra nosotros está con nosotros.

Y quien les dé de beber un vaso de agua en nombre de que son de Cristo, en verdad les digo que no quedará sin recompensa. Y el que escandalice a uno de estos pequeñitos que creen en mi, más le vale que le cuelguen al cuello una piedra de moler y lo echen al mar. Si tu mano te hace tropezar (es motivo de escándalo), córtala; más te vale entrar manco en la vida que no con las dos manos irte a la gehena, al fuego inextinguible. Y si tu pie te hace tropezar, córtalo; más te vale entrar rengo en la vida que no con los dos pies ser arrojado a la gehena, donde su gusano no muere y su fuego no se extingue. Y si tu ojo te escandaliza, sácalo; más te vale con un ojo entrar en el reino de Dios que no con los dos ojos ser arrojado a la gehena, donde su gusano no muere y su fuego no se extingue.

Contemplación

Te pedimos Señor, que quienes adoramos 

el Santísimo nombre de Jesús

disfrutemos de la dulzura de su gracia 

en esta vida y de su gozo para siempre en el Cielo. 

   (Oración colecta de la Misa del Nombre de Jesús)

            La contemplación de hoy la podemos centrar y desplegar en torno al nombre Bendito de Jesús. Se repite cuatro veces en este pasaje (de un total de nueve en Marcos) y es “el criterio” que utiliza el Señor para discernir lo que no hay que prohibir y lo que tiene un valor especial. Criterio que comparte con los discípulos y que ellos nos transmitieron. 

Podemos aprovechar la importancia que tienen en nuestra cultura los nombres, las marcas, el “logo” de cada cosa, y, en la misma línea afirmar que todo lo cristiano tiene que tener el Logo de Jesús, ya que todo es “Marca Jesús”. Cada cosa existente -estrellas y flores, pájaros y trenes – aunque no siempre esté a la vista, llevan escrito dentro: “made in Jesús”. “Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Jn 1, 3).

“Porque en Él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él. Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen” (Col 1, 16-17).

En el mundo de hoy las cosas valen o cuestan más cuando son de marca. Y bien, para nosotros las cosas valen porque llevan la marca del Nombre de Jesús.  

Lo que me encanta de la marca “Jesús” es que tiene propiedades muy singulares. 

Usar el nombre de Jesús impulsa a mejorar

Sucede hoy que se imita a las grandes marcas y que las imitaciones son cada vez mejores. Pero las grandes marcas luchan contra los imitaciones. En cambio el Señor no quiere que nadie tenga la exclusividad de su marca y él mismo “mejora” a los que crean algo en su nombre. Los autentica, digamos así. Por eso dice que “si alguien hace un milagro en su nombre…” El otro, aunque no sea de los nuestros, como dice Juan, al usar el nombre de Jesús es bendecido con el milagro. Y el Señor explica que si hace las cosas en su nombre, luego no podrá hablar mal de é. Pasa a ser “de los nuestros”. Este colectivo “los nuestros” es infinitamente más grande de lo que nos podemos imaginar. Aunque no salga en los diarios.

Practicar el bien en nombre de Jesús nos hace ser de los suyos

El nombre de Jesús consiste en volver nuestro lo que no es nuestro. Juan le dice que uno está usando su nombre pero es “trucho”. Y Jesús le da vuelta el argumento. Si usa su Nombre para hacer algo bueno se autentifica, pasa a ser “de los que están con nosotros”. Podríamos llamar a esto “el carácter bautismal”, el carácter inclusivo, del nombre de Jesús. Al que lo usa, lo bautiza. 

Es lindo entonces, para los cristianos, pensarnos como gente bautizadora, gente que incluye. Pensarnos, quiero decir, como gente que va buscando “la marca Jesús”, en todas las personas, en todas las cosas buenas que hace la gente, para allí detenernos a “comprar”, a valorar, a dialogar, a elogiar y apoyar. 

¡Qué triste tentación –y qué rápido hay que salirnos cuando caemos en ella- la de Juan, de pensar que uno ya tiene la exclusividad del criterio del Señor y se pone a prohibir a la gente que haga tal o cual cosa buena, diciéndole: “mirá, vos todavía no sos de los nuestros”. 

En este punto creo que los cristianos tenemos que reconocer que la mentalidad del mundo nos gana. Por buscar sus intereses, los políticos hacen mejores alianzas que nosotros, consideran “de los suyos a todos los que no están en contra”, suman, incluyen, tejen alianzas. Y no hablemos de los comerciantes. Un amigo me explicaba porqué muchas marcas de software permitían que se usaran sus programas sin licencia e incluso te los actualizaban. Es la manera de ganar mercado. Luego que mucha gente lo usa y se acostumbra, te pueden vender el que viene mejorado. Es la lógica del que sabe que vende algo valioso, del que sigue la vida y el progreso y busca mejorar. 

Pues bien, un cristiano que piensa que algo que se hace “en Nombre de Jesús”, no va a andar, no solo no comprende nada de la mentalidad de Jesús (en cuyo nombre el Padre recapitulará todas las cosas y se le arrodillarán todos los hombres y cuyo “Logo” está inscripto en el código genético de todo lo creado, que sin Él no existiría), sino que además es mal político y mal comerciante. Si nos agarraran los de Microsoft o los de Apple nos dirían: “¿pero vos no te das cuenta del producto que tenés entre manos? Ocupate de anunciarlo, de ofrecerlo, dejá que se mezcle con otros, no tengas miedo, prevalecerá”.  

El nombre de Jesús revaloriza las cosas más sencillas: vasito de agua

La otra cosa linda del nombre de Jesús es la del vasito de agua. El nombre de Jesús revaloriza las cosas más sencillas, vuelve valiosísimos los gestos más cotidianos, renueva lo que parece rutinario o común. Si algo lleva el nombre de Jesús, vale y vale de tal manera que renueva todo a su alrededor, renueva todo lo que toca. 

En realidad lo de Jesús es lo único nuevo que existe bajo el sol. Todo lo demás es “repetición”, todo lo demás es la misma “materia” –mucho hidrógeno y algunos elementos más- combinada de distintas maneras. Y el ser humano, cada uno de nosotros, que es “único y nuevo” por ser espíritu, si no se renueva en Cristo a cuya imagen es creado, tiende a volverse igual a la materia de la que está hecho, tiende a repetirse y a imitarse a sí mismo o a sus padres, a mimetizarse con la cultura en la que nace, a masificarse y a perder su originalidad.  El Cohelet decía, con su sabiduría de hombre de mundo que vivió todo: “no hay nada nuevo bajo el sol”. Y podemos suscribirlo. Exceptuando a Jesús. Y a lo que lleva su nombre o se hace en nombre suyo. El es el que hace nuevas todas las cosas. 

El nombre de Jesús marca tendencia

En esta misma línea, el nombre de Jesús marca una tendencia irresistible al bien, consiste enpotenciar de manera inaudita todo lo bueno. Una pequeñísima acción hecha en su Nombre –el vasito de agua-, cobra valor infinito. 

“Hecha en su nombre” significa a su estilo, que es el de la “prautes”, el de la dulzura y mansedumbre de corazón, el del bien hecho con una tranquilidad laboriosa y una paz recuperada con denuedo. 

“En su nombre” significa cumpliendo lo que Él enseña, aunque explícitamente no se diga que es “por Jesús”. Por eso es que podemos decir que en nuestro mundo hay tanto de cristiano que lleva impreso el nombre del Señor de manera invisible. Tantos gestos, tantas maneras solidarias de proceder que tienen su fuente en la enseñanza del Señor. El inmenso número de nuestros santos y de nuestras santas “de la puerta de al lado” es el que con su ejemplo ha ido inculcando al mundo este estilo de Jesús. Ellos han cumplido el mandato apostólico: “Vayan y enséñenles a guardar todas las cosas que yo les he enseñado”. Lo han cumplido con el ejemplo y es lo que más ha prendido. Para el que sabe ver, hay tanto evangelio practicado en el mundo! 

María es la que tiene a su cargo administrar “la marca Jesús”. Ella y San José, que le puso el nombre. Ese nombre del cual nos dice Pablo: “todo lo que hagan, de palabra y de boca, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús”. El texto completo dice:

La paz de Cristo presida sus corazones (…).

La palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza;

y todo cuanto hagan, de palabra y de boca, 

háganlo todo en el nombre del Señor Jesús,

dando gracias por su medio a Dios Padre” (Col 3, 15-17).

Así, discernir y conjurar un mal, obrar un milagro y dar un vasito de agua en nombre de Jesús, estas acciones a favor del bien y contra el mal, en lo grande y en lo pequeño, son bendecidas por Jesús, las haga quien las haga.

Y por el contrario, escandalizar o hacer tropezar al que “cree y obra en su nombre” tendrá su castigo. Aunque parezcan tonteras o cosas de poca importancia, si uno escandaliza a un pequeño hace un mal muy grande.

Y el Señor desea que el mismo criterio nos lo apliquemos a nosotros mismos. 

Si algo en nosotros nos impide obrar en nombre de Jesús: ver el bien, hacer un bien, emprender un camino hacia el bien, hay que cortarlo. 

Si es una idea o un pensamiento que nos enturbia el ojo –que nos vuelve envidiosos, calculadores, suspicaces o resentidos…-, hay que arrancarlo: ¡no el ojo sino la idea!

Si es una dificultad práctica, algo que paraliza las manos, que no nos permite agarrar las cosas, organizarlas, moldearlas, realizarlas, trabajar haciendo el bien: hay que cortarla: ¡no la mano, sino la indecisión que paraliza!. 

Si es algo que nos impide dar un paso, algo que cierra el camino, que demora la acción buena, hay que cortarlo: ¡no el pie, sino el capricho, la terquedad o la pereza que nos detiene!.

Cortarlo, significa hacer el bien igual, aunque para hacerlo o valorarlo en otro tengamos que “cerrar un ojo”, caminar o tolerar que el otro camine rengueando, o que no salga perfecto porque se hace con una sola mano. El Señor bendice el bien aunque no esté perfectamente hecho: lo que se hace en su nombre lo perfecciona Él. 

Y lo bueno de su nombre –de su marca- es que si no se puso antes, se puede poner después, porque el Señor santifica también para atrás. Que no otra cosa es ser perdonados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

                                                                                                                                                                                                                                             Diego Fares sj

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.