“Estás tentado!”(24 B 2021)

Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?» 

Ellos le respondieron: «Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas.» 

«Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?» 

Pedro respondió: «¿Tú eres el Mesías.» 

Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de él. Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir 

mucho y ser rechazado por los ancianos,los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días; y les hablaba de esto con toda claridad. 

Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo. Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: «¡Sal, ve detrás de mí, Satanás! Porque no disciernes (phroneis) según los criterios de Dios, sino con los criterios de los hombres».

Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará» (Marcos 8, 27-35).

Contemplación

Escuchamos lo que le dice el Señor a Pedro. 

«¡Sal, ve detrás de mí, Satanás!

Porque no disciernes (phroneis) según los criterios de Dios,

sino con los criterios de los hombres.»

Tratamos de escuchar el tono de las palabras.Como son palabras duras, uno puede imaginar que el Señor hizo algún gesto brusco, como apartar a Pedro, o soltarse el hombro, si es que Pedro lo tenía tomado cuando se lo llevó aparte. 

Sin embargo, también podemos imaginar que Jesús no hizo ningún gesto de desprecio ni puso cara de indignado, sino que sus palabras fueron duras para con los pensamientos de Pedro, no para con su persona. 

Podemos imaginar que al Señor no le escandaliza para nada que Pedro esté tentado por el mal espíritu y que esté juzgando mal. 

Ignacio diría más aún, que hay que dar por supuesto que, si uno está haciendo bien sus Ejercicios o trabajando bien en su misión, va a ser tentado, va a tener variedad de sentimientos encontrados y movimiento de espíritus. 

¡Le va a suceder como a Pedro, que en un momento es conducido por los sentimientos de Dios Padre y discierne que Jesús es el Mesías, y al momento siguiente es conducido por el mal espíritu y siente –convencidísimo- que Jesús se equivoca y llevándoselo aparte lo reta!

La risa del padre Fiorito

Esta imagen de Jesús atacando la tentación sin agredir a la persona, me viene de recordar el rostro siempre sonriente del Maestro Fiorito cuando me decía “estás tentado”. 

El maestro era de las pocas personas que he conocido que, cuanto más tentado estaba alguien, más dulce y manso se ponía para ayudar a corregirlo. Y quizás fueel único al que he visto verdaderamente “divertirse” cuando le decía a uno que estaba tentado. 

Cuando discernía un mal espíritu Fiorito “sacaba balcones”, esa era su expresión. Con mucho cariño te lo decía y contemplaba las distintas reacciones y defensas que uno ponía, riendo cada vez con mas gusto, hasta que uno reconocía la tentación y pedía consejo. 

“Estás tentado” era una de sus frases favoritas y siempre la decía sonriendo. Y cuando uno ponía cara de indignado, se reía con más fuerza, verdaderamente divertido. 

Porque la cosa solía ser así: uno le contaba que estaba mal con otro, las razones por las que estaba mal y las cosas que le había dicho el tarado ese, por ejemplo, y ahí el Maestro sonreía y decía: “estás tentado”. Entonces uno retrucaba con más y mejores argumentos, pero él se reía y te desafiaba a encontrar en el evangelio un pasaje donde dijera “el tarado ese”. Ahí te hacía sonreír a vos, porque el Evangelio dice que el que llama «tarado a su hermano» merece un castigo, y uno se daba cuenta de que había pescado, en el tono que uno estaba usando, la tentación del mal espíritu. La sonrisa del Maestro permitía eso tan difícil que es despegarse uno de su propio sentimiento. 

En general uno piensa: si estoy de mal espíritu es que soy una mala persona. Por eso cuesta tanto aceptar que otro nos diga que estamos tentados. Pues bien. Esto es el ABC de la dirección espiritual y hasta que no se acepta y aprende, no hay conducción espiritual que valga: dar por descontado que uno experimenta gracias y tentaciones y discernirlas.

Es muy divertido ver cómo nos cuesta aceptar esta dirección espiritual. Uno acepta que el médico diga “hay que operar”, que el psicoanalista diga eso viene de un complejo de inferioridad, o que el economista diga que “hay que hacer un ajuste de cirugía mayor”, pero si el director espiritual al que uno mismo fue a buscar, que no le cobra nada ni tiene otro interés, sino que uno descubra la voluntad de Dios en su vida, le dice “estás tentado”, ahí se arma. 

Confieso que recién después de los cincuenta años comencé a valorar la risa de Fiorito como el único remedio eficaz contra el mal espíritu, especialmente el de los amigos. 

Y esto luego de haber experimentado el fracaso de todas las explicaciones y razones para convencer al que está tentado, que no hacen sino aumentar o reforzar la tentación. 

Por eso imagino a un Jesús sonriente que mira a Pedro divertido y le dice: “Salí de ahí, que estás tentado”. Y luego, con mucha claridad y dureza explicita bien que “hay pensamientos y criterios que son de Satanás”. Pero lo dice atrayendo hacia sí a la persona de su amigo, no alejándolo. Y Pedro se deja acercar, se deja corregir y cargar por Jesús. Pedro sabe “en quién se ha confiado”, Pedro sabe que solo Jesús tiene palabras que dan vida y no se quiere alejar de él ni siquiera para seguir sus propios criterios. Pedro no dice: “por qué me corrige en público si yo me lo llevo aparte”. Pedro no dice: “que corrija también un poco a los otros”. Pedro no dice: “siempre la ligo yo, por hablar”. Nada de eso. Pedro es el que ha gustado la conducción espiritual de Jesús y sabe que en todas las situaciones en las que el Señor lo pone o en las que él mismo se mete, Jesús le está enseñando a discernir, le está enseñando a “tener sus mismos sentimientos, su manera de pensar y de juzgar”, que es la manera del Padre del Cielo y no la de Satanás.

El criterio del seguimiento: la cruz

Aprovechando la “tentación de Pedro”, en vez de taparla para que nadie vea el desatino de aquel a quien desea poner como cabeza de la Iglesia, Jesús llama a toda la gente e igualando a todos, les habla (nos habla) claramente de la Cruz. El pensamiento del Señor, su criterio de discernimiento, su manera de sentir la vida, su sabiduría práctica (frónesis), fuera de la cual todo otro criterio termina siendo “de Satanás”, es esta: “El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo –especialmente a esos criterios suyos que tratan de evitar la cruz-, que cargue con su cruz y me siga”.

Esta es la manera de pensar y de sentir del Señor, a la que Pablo alude en esa recomendación tan hermosa: “Tengan los sentimientos de Jesús”. Froneistho, dice Pablo en pasivo: dejen que esta mentalidad de Jesús habite en ustedes. Dejen que esta manera de juzgar y de sentir las cosas que tuvo Jesús, esté también entre ustedes, se adueñe pacíficamente de su corazón y los haga dóciles al Espíritu.

Y Jesús, sonriendo, manda su amigo Simón Pedro al fondo, lo ubica con un gesto, lo pone en su lugar. El Señor hace del problema una cuestión de distancias. No solo se trata de “lo que se dice”, sino de “Quién es el que lo dice”: el Padre o el maligno? Por eso Jesús ha preguntado “¿Quién dice la gente que soy Yo?”. No ha preguntado qué opinan de mis enseñanzas o de mi manera de obrar, sino que piensan de mi Persona. Esto es cristianismo básico. Catolicismo básico. La persona de Jesús. 

La Persona en primer lugar, no las ideas, ni los valores, ni las cosas. 

La Persona representada por otras personas concretas.

Para cuidarnos de esta tentación –ya que las razones las puede inspirar el Padre o Satanás-, Jesús aprovecha la pifiada de Pedro: precisamente el que tendrá que representar a Jesús en persona es el que primero la pifia. Y no una sino muchas veces. Pero es también el que una y otra vez se deja corregir con gusto. Y no solo en privado sino en público. ¡Cuántas veces desautorizó Jesús a Simón Pedro delante de sus pares con esa pedagogía amorosa que al mismo tiempo que parecía que le quitaba autoridad se la estaba dando, sólida como una Piedra de roca! 

En la situación que narra el evangelio de hoy queda bien claro que no son los criterios de Pedro lo que le dan o quitan autoridad. Pedro es capaz de hablar inspirado por el Padre del cielo y por Satanás, casi en el mismo momento. Es capaz de confesar a Jesús como Mesías y luego de desdecirse al pretender corregirlo como si fuera un chico. La autoridad de Pedro (y toda autoridad en la Iglesia) se basará en la capacidad de una persona de aguantar todo lo que le pongan arriba sin desanimarse ni sacarse el peso de encima. Será la capacidad de Pedro de cargar la cruz y seguir al Señor –con la cruz de la Iglesia amada a cuestas- lo que el Señor bendiga como autoridad. 

El don de cargar y llevar contradicciones con amor es el signo de la autoridad en la Iglesia. 

El más pastor es el que más carga con amor, sin resentirse ni agriarse. 

(Y que suele necesitar de otro que se le ría un poco de sus tentaciones y malos espíritus).

El mejor pastor no es el que tiene más razón ni el que más sabe ni el que mejor argumenta, sino el que más aguanta –con alegría y dulzura, mansamente-, el que a más abraza, el que a más incluye, el que a más anima, el que a más espera, el que en más confía, el que más perdona, el que más se ríe y sigue adelante contento. 

Solo el amor que pasa por la cruz es creíble

Jesús define su amor y los criterios de su amor por la Cruz. Pero no por la cruz en cuanto dolor, sino porque en el abandono y en el desprecio de la cruz, puede hacer creíble que El es el que más nos ama, que El es el que nos ama a todos, El que nos perdona a todos, el que  cree en todos nosotros y a todos nos convoca junto a sí. 

¿Por qué la abrazas? (a la cruz) le gritaba el mal ladrón al Señor en una escena de la película La Pasión. El Señor cierra los ojos, abraza y besa la cruz y se levanta. ¿Por qué la abrazas? El Señor no responde sino que abraza. Pero si respondiera diría que la abraza porque al abrazar la Cruz nos salva a nosotros, sus hijos, sus amigos, sus ovejitas. 

Porque al abrazar la Cruz nos libra de ese enojo de niños, tan profundo, que nos hace decepcionarnos y culparnos a nosotros mismos ante un Padre que sentimos que nos abandonó en algún sufrimiento. 

Porque al abrazar la Cruz nos reconcilia con Dios nuestro Padre. 

Nos reconcilia no tanto de que hayamos pecado nosotros sino que nos reconcilia con esa herida honda de haber sufrido y que nuestro Padre no nos haya defendido o protegido, o curado. 

Al abrazar Jesús la Cruz, podemos sentir que es el Padre el que nos pide perdónpor el dolor que nos produce el haber sido creados de la nada. Es el Padre el que nos hace sentir en su Hijo abrazando nuestra Cruz, que Él está a nuestro lado, que está todo bien, que sufrir no es lo definitivo.

¿En qué consiste este criterio de la cruz, esta “sabiduría de la cruz” como la llama Pablo en esa hermosísima primera carta a los Corintios? 

La sabiduría de la cruz no se posee. 

La gusta el que, cargando la cruz, se deja habitar por ella. 

La goza y la siente el que, cargando su cruz y la de otros, deja que los sentimientos de Jesús se vayan posando y asentando pacíficamente sobre su corazón y descubre cómo de esos sentimientos comienzan a fluir buenos pensamientos. 

Goza de los beneficios de ser conducido según esta sabiduría aquel que permite que otro se le ría de sus malos espíritus. Otro que tiene en mayor grado este don de soportar contradicciones y de llevar adelante el evangelio sin desanimarse ni resentirse, con alegría y mansedumbre. 

La sabiduría de la cruz es espiritual (del Espíritu común) y no carnal (propia y auto-referencial). 

La sabiduría de la Cruz se articula en un tejido estrecho y constante, en el cual yo me dejo guiar (y cargar) por el que ama más que yo, y guío y cargo al que más amo y más me necesita. 

Y al que ama más que muchos, al que carga con la cruz de muchos, lo defiendo, lo enaltezco, le obedezco y no lo critico ni aunque se “equivoque”. 

¿Cómo que no lo critico ni aunque se equivoque? Si, señor. 

Si se equivoca el que está cargando más cruz, busco a otro igual o superior a él para que lo corrija él y no yo. ¿No es acaso esto lo que le enseñó Jesús a Pedro?

La dirección espiritual

¡Tener quién nos diga “esa manera de pensar no es de Dios, sino de los hombres”!En esto tan sencillo y refrescante consiste la dirección espiritual, y, me animaría a decir, la vida entera de la Iglesia. En que Otro, en nombre de Jesús, en cada caso el que la Iglesia pone, nos diga cuándo un pensamiento es de Dios y cuando es de los hombres (de Satanás). Si lo dice sonriendo, como Fiorito, mucho mejor. Pero, de última, que nos lo diga como pueda!

Es algo tan simple y hermoso como tener un Pastor: alguien que con amor nos guía y nos lleva a “tener los sentimientos de Cristo Jesús” en nuestra vida. 

Diego Fares sj

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.