Navidad A 2013

 

La Alegre noticia de que el Niño nace en todos los pesebres

pesebre_vacio2

En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto,

ordenando  que se realizara un censo en todo el mundo.

Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria.

Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen.

José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea,

y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada.

Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre;

y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales

y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue.

En esa región acampaban unos pastores, que vigilaban por turno sus rebaños durante la noche. De pronto, se les apareció el Angel del Señor y la gloria del Señor los envolvió con su luz.

Ellos sintieron un gran temor, pero Angel les dijo:

«No teman, porque les traigo una buena noticia,

una gran alegría para todo el pueblo:

Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»

Y junto con Angel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial,

que alababa a Dios, diciendo: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él!»  (Lucas 2, 1-14).

 

Contemplación

¿Se dieron cuenta de que el mensaje de la Navidad baja del cielo al pesebre? Digo si se dieron cuenta en el sentido de que todos los mensajes navideños del mundo van al revés: salí de lo cotidiano y pasá un rato de cielo.
La Alegría del Evangelio es que Dios salió del Cielo a pasar no un rato sino toda una historia de tierra. Vino a ser Dios con nosotros. En lo de todos los días.

Los ángeles abrieron el cielo y la gloria de Dios envolvió con su manto de luz a los pastorcitos que “pasaban la noche al aire libre”. La buena noticia -esa “alegría para todo el pueblo”- les colmó el corazón y fueron enviados al pesebre, a la oscuridad del pesebre de Belén,  a un niño envuelto en pañales. Precioso, sin duda, pero de lo más común. Sin destellos de gloria, salvo para un corazón como el de ellos, que ya había sido evangelizado en la ternura de Dios.

Nuestra misión como “ángeles cristianos”, es pasar un mensaje: que el Niño nace en todos los pesebres. El papa Francisco dice:

“Es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin de­moras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evan­gelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie. Así se lo anuncia el ángel a los pastores de Belén: « No temáis, porque os traigo una Bue­na Noticia, una gran alegría para todo el pueblo » (Lc 2,10) (EG 23).

A nosotros nos toca pasar el mensaje. Anunciarlo no así nomás, por supuesto, sino con alegría, porque es una buena noticia y no ayuda si uno la comunica de manera aburrida… Pero de última, como siempre que uno recibe una noticia, la va a tener que confirmar personalmente. Los pastoritos fueron a Belén a ver lo que el ángel les había anunciado.

Así, cada uno, desde su experiencia de haber creido que el Niño Jesús nacía en sus pesebres –en sus pobrezas, en sus pecados, en sus límites y miedos- debe anunciar esta buena noticia. Y cada uno que recibe de otro esta buena nueva, debe comprobar personalmente si es verdad que Jesús viene precisamente allí donde uno tiene un hueco, un sitio vacío (o que es cueva de animales) que hay que humanizar.

La buena noticia no termina de serlo hasta que no es anunciada a todos, hasta que no integra a todos y fecunda todo lo humano (Cfr. EG 237).

María y José son los expertos en “humanizar” los pesebres con lo necesario para que nazca el Niño: José afirmando el pesebre para que no esté tembleque. María, emparejando las pajitas para que no pinchen y poniendo el pañalito al Niño. Con eso basta. Son gestos de anuncio. Sin palabras nos dicen lo esencial: lo que basta para que el Niño venga a posarse en tu corazón y te lo inunde de profunda paz.

En la oración final de Evangelii Gaudium, el Papa nos muestra a María como la que lleva la alegría del evangelio a todos: “llevaste la alegría a Juan el Bautista, cantaste las maravillas del Señor iluminando con tu mirada toda la historia de los pequeños como Vos, estuviste plantada al pie de la Cruz, recibiste el alegre consuelo de la resurrección…

A ella le pedimos que nos ayude a decir nuestro sí. Para que la alegría del evangelio llegue a los confines y ninguna periferia se prive de su luz (EG 288).

Jesús está –recién nacido- en todos los pesebres. En el de mi pobreza, en el de mi pecado, en el de nuestros límites, en el de nuestras penas. Jesús nos espera con la alegría de su presencia de Niño Dios en todos los sitios vacíos, en las tierras de nadie, allí donde nadie se hace cargo, allí donde ninguno quiere ir a ver… Pidámosle a la Virgen y a San José –expertos en convertir noches malas en nochebuenas y pesebres en… pesebres-  la valentía necesaria para animarnos a “anunciarlo”. Pero para anunciarlo con nuestros gestos: yendo a verlo allí donde parece que sólo hay cuevas de animales, ayudando a armar el pesebre, poniendo un pañalito de ternura, llevando algunos dones y regalitos como los pastores, animándonos a adorar como los reyes…

El mundo desprecia la tierra e inventa breves cielos. Con Jesús, la tierra más terrena es hermosa y lo más pobre y pequeñito es lo más humano. Así es la alegría del evangelio: humilde como un pesebrito, tierna como un bebé, laboriosa y fatigada como dos papás jóvenes, llena de admiración como unos pastores que han visto ángeles, adoradora como reyes que siguen estrellas y se inclinan ante el Niño Dios.

Diego Fares sj

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.